Dios escoge a David

David vive en el pueblo de Belén. Su abuelo era Obed, el hijo de Rut y Booz. Y el padre de David es Jesé. David atiende las ovejas de su padre. David nació 10 años después que Jehová escogió a Saúl para ser rey.

Llega el tiempo en que Jehová le dice a Samuel: ‘Toma algún aceite especial y ve a la casa de Jesé en Belén. He escogido a uno de sus hijos para que sea rey.’ Cuando Samuel ve a Eliab, el hijo mayor de Jesé, se dice: ‘De seguro éste es.’ Pero Jehová le dice: ‘No mires a lo alto y hermoso que es. No lo he escogido para ser rey.’

Así que Jesé llama a su hijo Abinadab y lo lleva a Samuel. Pero Samuel dice: ‘No, Jehová no lo ha escogido a él tampoco.’ Después, Jesé trae a su hijo Sama. ‘No, Jehová no ha escogido a éste tampoco,’ dice Samuel. Jesé trae siete de sus hijos a Samuel, pero Jehová no escoge a ninguno. ‘¿Son éstos todos los muchachos?’ pregunta Samuel.

‘Queda el más joven. Pero está afuera atendiendo las ovejas,’ dice Jesé. Cuando le traen a David, Samuel puede ver que es hermoso. ‘Éste es,’ dice Jehová. ‘Derrama el aceite sobre él.’ Y Samuel lo hace. Con el tiempo, David llegará a ser rey de Israel.